viernes, 23 de abril de 2010

Guerra de dudas; el retorno del triste ermitaño





Los espejismos son reflejos, un trasluz de sentimientos, juegos del alma, necesidades, deseos...

Últimamente me encuentro desorientado, apaisado (si, como suena, más ancho que alto), atolondrado, como el típico peón de una partida de ajedrez que no se sabe situar, que ocupa espacio, pero no lugar, que come hacia atrás, que parece no importarle demasiado no jugar, sin ganas de avanzar, de combatir, luchar por su rey, por su reina... Por su reino, su libertad...
Todo parece muy muy grande, todo es muy muy distante, las palabras destempladas, la pereza, la desgana, las prisas, los exámenes, la ausencia de llamadas,... De sonrisas coloridas y abrazos perfumados, de besos de sabores y caricias de algodón... Todo parece gris y opaco, no huelo más que a libros, cafés y cigarros, la boca seca, los ojos sonámbulos, pesados,... Me pongo de puntillas, salto y extiendo mis brazos... el sol, su calor, no soy capaz de alcanzarlos, al igual que una escalera a mano, no me importa, no creo que fuera capaz de usarla; estos no me fío de mi equilibrio...


Paso, hierba, paso, paso, paso, arena, paso, paso, cordones desatados, paro, ato, sigo, flor, paso, paso, piedra, tropiezo-paso-paso, paso, paso, bordillo, paso, calzada, paso, paso, paso, sombra, paso, paso...

Y es que podría pasarme horas y horas sentado encima de mi encimera, mirando al vacío. Detrás de estas cuatro paredes hay un mundo que extraño, hay personas que añoro y amores que hacen daño. Soy tan indiscutiblemente cobarde que me escondo tras la doble ventana de mi habitación llorando amargamente el daño que me causas y el que me has causado. El tiempo se destiñe por el cauce de mi llanto, hileros de incomprensión mezclados con represión y melancolía, tan denso y espeso que mis penas flotan, incluso navegan, en vez de ahogarse por y para siempre.


Mira, una nueva bebida alcohólica; "¿Me pones un Pena y Sombra, por favor?"

Te amo, y deseo perdón y olvido. Más tarde te odio, te repelo; me das asco tú y las sierpes que se esconden tras tus bondadosos actos; buldero ruin que yo, lázaro de tus desdichas, inocente y confiado, trago y difundo tus engaños como si fueran bellos poemas, esperanzadores, ilusos y apaciguadores, mágicos versos, tan bien conjugados y engarzados, de mil y un quilates, que sus destellos hechizan y crean de la más remota nada la posibilidad, la oscura y remota posibilidad de que el cambio y la razón se pasasen por tu puerta durante mi ausencia, y el rencor dejase de ir de mi mano y de la de mis experiencias,... Es espantoso dormir a su lado... Está helado y huele mal (Lógico, solo se marcha cuando me baño, cuando consigo que algo de mi mal se sumerja y se ahogue... Cuando las fibras de mi ser alcanzan un mínimo de temperatura).


~~Minstrel of Dreams~~

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Apoyo la libertad de expresión, y me encanta que comenteis, pero si es una crítica, que sea constructiva. Gracias por dejarme escuchar tu voz.