martes, 17 de mayo de 2011

Cómplices


¡Hola de nuevo, que bien, cuánto tiempo!

Es estupendo que te alegres tú también, que tu mirada corresponda a mi saludo, fulgente, esplendorosa. Te acercas sonriente, me das la mano, la acepto, ¿Te doy un abrazo?.
Andamos, paso a paso, en una noche limpia y nueva, entre chalets, bloques de pisos, descampados y parques vacíos, entre alguna moto que ruge, algún peatón que deambule, algún sentimiento que fluye y fluye, algún pensamiento que hará que se esfume. ¿Es lícito decir que te he echado mucho de menos?.
Un litro de cerveza, una bolsa de pipas y, si hay suerte, un poco de maría. Tras caminar, un banco cualquiera, a ser posible lejos del mundanal ruido, de la avenida principal y, junto con nuestros víveres y el ulular del viento, pasan las horas.
Hablamos de nada y nos contamos todo, hablamos de todo y nos contamos nada; anécdotas, curiosidades, recuerdos, risas, sonrisas, te escucho, me escuchas, tus sentimientos, los míos... Los... ¿Los auténticos?.
Cómplices, si, somos cómplices, aún no íntimos, ni los mejores, pero si cómplices; amistad que, por inexplicable que parezca, y sin hechos que la forjen y sustenten con totalidad, deseas querer, mantener y cuidar para que... Para... ¿Para qué se consolide como tal?.Sin duda me siento genial, tranquilo, seguro y confiado cuando hablo contigo, y me entretiene, me divierte, me llena ver que confías en mí, que confío en ti.
El problema es que no se bien qué dirección me guía... No sé bien la dirección... No sé bien... No sé.
El verdadero problema es que tu no sabes que yo no se.

~~Trovador de Sueños~~

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Apoyo la libertad de expresión, y me encanta que comenteis, pero si es una crítica, que sea constructiva. Gracias por dejarme escuchar tu voz.