miércoles, 13 de enero de 2010

Moradores de la noche

"La noche tiene colores que la luz, recelosa, esconde caprichosa tras los susurros del viento..."

Me siento agotado despues de tres interminables horas de biblioteca. Las asignaturas se agolpan en mi cabeza, como una muchedumbre a la puerta de un centro comercial el primer dia de rebajas; todos quieren entrar y encontrar su neurona que ahora, y de forma paulatina, intentan asimilar conceptos y paginas llenas de apuntes mientras una parte descansa, se abstrae y deja que la noche y sus múltiples sensaciones paseen entre el silencio, en simbiosis, mientras yo paseo por ellas...y me recreo en mis pasiones...

No se si serán los coches olvidados que, de vez en cuando, circulan de puntillas por las calles, como intentando pasar inadvertidos. No se si será el tenue resplandor naranja fósforo de las farolas, practicamente engullido por las tinieblas. Quizás el eco de mis propios pasos, el crugir y el tacto de la nieve en las suelas de mi calzado, el abanico de estrellas que se extiende en un cielo plateado, el ulular de un grillo, la brisa, la niebla,soledad y un discreto frio,... Moradores del nocturno refugio del tiempo, y la luna cual candil platino, que alumbra mi camino, que dibuja el sendero... Me hacen soñar despierto...


De pronto me siento extraño ya habiendo avanzado un trecho, giro la vista atrás y mi retina dijo el resto. Un parque cualquiera a simple vista, con verjas negras, de acero, y detrás mil y un recuerdos, que me llaman por momentos. Algo se agolpa en mi ser, proviene de aquel recinto yermo, y cuando me percato de mi presencia, un salto y me encuentro dentro. Corro desaforado, practicamente vuelo, cabeza gacha, mirando al suelo. Que mezcla de emociones, que fusión de sentimientos, algo me dice que frene, una sombra, paro en seco... Un individuo, un sujeto, quizas una persona, desconocía el secreto...

Y asi es; un personaje se interponía entre la salida del parque y yo. Vestía gabardina de cuero y sombrero negro, y sobre su cuello reposaban los cascos de un reproductor en funcionamiento. Me invitó a sentarme en el banco, y no pude negarme a hacerlo. El lugar donde todo vale, donde el presente se esfuma, un lugar que tiene todo mi respeto, un lugar en el que no puedo ser nada más que sincero. Supe que eras tu, supe que solo y nada más que tu me inspiraría esa sensación de maxima confianza, que solo tu conocerías el lugar y la hora, que responderia a tu llamada, aunque no la oyera...

Ya sentados, y mirándonos fijamente, comenzaste a hablar sin nada que me avisara de ello.

-¿En que piensas?- El sonido de tu voz me puso los pelos de punta.
-Pienso que puedo- Me costó, pero lo dije con seguridad.
-Entonces, ¿que es lo que sientes?-

-Siento que aprendo,y siento que necesito que me des tiempo para hacerlo-

-¿Aprendes?¿Tiempo? No quiero tiempo, solo quiero que las cosas vuelvan a ser como antes-

-No eres la unica persona que quiere algo que no puede ser, ¿Sabes?- Dije, ofuscado.


Un tenso silencio se prolongó durante unos minutos, y el hecho de que apartaras tu mirada con la intención de irte me obligó a volver a hablar.


-¡Espera!...No te vayas, no ahora joder...Lo siento...- Tardaste, pero te sentaste de nuevo.

-Es que me siento culpable de algo que no he hecho yo, algo que no comparto-

-Aunque te parezca imposible puedo entenderlo, yo tampoco me siento muy a gusto-

-¿Entonces, que propones? ¿Distancia? ¿Olvido?-

-¡Nunca!, ¿Me oyes?, aprenderé, ya lo he dicho... No quiero sufrir más...Estoy muy cansado...- Dos lagrimas corrieron por mis mejillas.

-Vale esta bien, no llores por favor, no tiene porque ser así, yo no me voy a separar de tu lado, hagas lo que hagas-

-Solo pido eso, es lo único que quiero...- Mentí descaradamente, pero era lo único que podía pedir.

Despues de otro interminable silencio seguido de un abrazo con mucho...Quizás demasiado significado...Necesitaba estar solo, el personaje de la gabardina abandonó aquel lugar, como atendiendo a mis deseos.
A pesar de todo me sentía optimista, y decidido a probar suerte... A hacer mia la suerte, para que deje de ser cuestión de suerte... Y sea real. Solo necesitaba tiempo, y esfuerzo...Lo estudiado parecía haberse vaporizado de mi mente... Sería cosa del frio...

~~Minstrel of Dreams~~

1 comentario:

  1. sinceramente me ha gustado mucho el texto...
    no se porque me ha recordado mucho a mí.

    un saludo

    ResponderEliminar

Apoyo la libertad de expresión, y me encanta que comenteis, pero si es una crítica, que sea constructiva. Gracias por dejarme escuchar tu voz.